Descarga la versión gratuita de mi libro

Suscríbete a mis noticias y recibirás la versión gratuita de mi libro «El camino de la recuperación».

 

¿Qué es una adicción?

Es una enfermedad física y psicoemocional que crea una dependencia o necesidad hacia una sustancia, actividad o relación. Se caracteriza por un conjunto de signos y síntomas en los que se involucran factores biológicos, genéticos, psicológicos y sociales. Es una enfermedad progresiva y fatal, formada por episodios continuos de descontrol, distorsiones del pensamiento y negación ante la enfermedad.

Como coach de familiasintervencionista familiar en adicciones, estoy aquí para ayudarte si uno de tus seres queridos sufre esta enfermedad.

Adicciones químicas

Alcohol, marihuana, cocaína, opiáceos, comida, cafeína, nicotina, entre otros.

 

Adicciones conductuales

Comida, ludopatía, juegos online, nuevas teconologías, trabajo, compras…

Adicciones variadas

Patrones de pensamiento fijos, emociones y personas.

¿Qué podemos hacer si nos encontramos en esta situación?

¿Cómo ayudar a nuestro ser querido?

Aunque aún bastante nuevo en nuestro país, en otros países europeos o en EE.UU. hace ya más de 40 años que existe la figura del intervencionista familiar.

Varios estudios demuestran que es a través del cariño, el calor, la transparencia, la asertividad  y la comprensión que las personas aceptan ayuda reconociendo tener un problema. Es bajo estas condiciones en los que se dan mayores porcentajes de éxito en el inicio de procesos terapéuticos. Bajo una actitud de juicio y rechazo, nunca conseguiremos ayudar a la persona adicta.

Una intervención es todo un proceso de psicoeducación familiar para conseguir, en primer lugar, un equipo unido con el mismo objetivo claro: ayudar a la persona enferma a que se de cuenta de que tiene un problema.  En segundo lugar, se trata de comunicar de forma organizada en una reunión a la que el adicto será invitado que la situación ha llegado a su límite, con lo cual, es necesario que la persona inicie un tratamiento. Esto implica que habrá unos límites y unas condiciones que respetar desde ese mismo momento.

Ante todo, se trata de una ayuda para toda la familia que, desgraciadamente, también llega a unos niveles de sufrimiento insostenibles.

Qué conseguimos con una intervención

 

Unificar

Trabajo de forma individual con cada miembro de la familia para conseguir actuar como un equipo unido.

Comunicar

Se organiza una reunión a la que se invita al adicto, donde cada persona podrá expresar sus miedos y deseos, comunicando siempre de forma asertiva.

Romper la negación

El objectivo es ayudar a crear conciencia de las consecuencias mortales de esta enfermedad y que la persona que tiene el problema se de cuenta de necesita ayuda.

Poner pautas y límites

Facilitar a la familia unas pautas a seguir y unos límites que será necesario mantener para poder parar esta situación y no ser, sin querer,  cómplice del problema.

Iniciar tratamiento

Nos focalizaremos en conseguir que el enfermo acepte ayuda y empiece a tratar su problemática ya sea de forma ambulatoria o a través de un ingreso residencial.

Gestionar la culpa

El principal objetivo, más allá del ingreso, es que la familia tenga la seguridad de que ha hecho todo lo posible y que aprenda a no sentirse culpable por la situación.

Testimonios

 

Creo que tu implicación ha sido de un 100 x 100. Una de las cosas que más he valorado es tu sinceridad pero a la vez sensibilidad con el problema. Otra de las cosas que mas he valorado es que nos has podido ayudar desde la experiencia propia y eso creo que ha sido crucial para el resultado que hoy tenemos. Gracias. No cambiaría absolutamente nada. Fue un regalo conocerte.

Blanca Gómez

Solo decirte que desde el primer momento vimos que tienes un corazón enorme y que eras  la persona idónea para poder entender por lo que estábamos pasando. Tu llegada marcó un antes y un después en nuestra familia y con mi hija. Nunca habíamos conseguido que ingresara en un centro y ahora ya lleva 3 meses ahí. Muchas gracias Laura por hacer lo que haces.

Maria R.